Instalación Geotermia

¿Qué es la geotermia?

La energía geotérmica es aquella energía en forma de calor situada bajo la superficie solida de la tierra.

Mediante los diferentes sistemas de captación se realiza el intercambio de calor con el terreno. La energía geotérmica de muy baja temperatura se regenera constantemente por efecto del sol, la lluvia y el calor interno de la tierra.

La energía geotérmica es una de las energías renovables mas eficiente, aprovechable en cualquier lugar del planeta, 24 horas al día, 365 días al año.

La bomba de calor geotérmica aprovecha la temperatura constante del subsuelo a lo largo de todo el año.

Por ejemplo, la que contiene el terreno que rodea a las viviendas o de las aguas freáticas, absorbiendo o cediendo calor al terreno a través de los diferentes sistemas de captación geotérmica.

Esto permite calentar su hogar en invierno, refrigerarlo en verano y producir agua caliente sanitaria de manera muy eficiente.

El aprovechamiento de esta energía se realiza desde hace más de 40 años en países como Alemania, Austria, Suiza, Suecia, Francia, USA, por lo que su aprovechamiento es muy fiable por tratarse de una tecnología madura.

¿Dónde podemos instalar esta energía?

La instalación de sistemas de geotermian se puede dar en:

  • Climatización de edificios, naves industriales, hospitales, oficinas, centros comerciales, pabellones deportivos, geriátricos, gimnasios, etc.
  • En la producción de agua caliente sanitaria (ACS).
  • Para la climatización de piscinas.
  • Para la refrigeración.
  • En invernaderos.
  • Ideal para la ganadería.
  • Granjas avícolas y porcinas.
  • Piscifactorias.
  • Procesos Industriales.
  • Lavaderos industriales, etc.

Ventajas de las instalaciones geotermicas

Comodidad y confort

  • Calefacción por medio de la simple pulsación de un botón.
  • Funcionamiento seguro y silencioso.
  • Produce agua caliente, calefacción y frío.
  • Posibilidad de usarse para refrescamiento gratuito (free-cooling).
  • Altamente fiable.

Reducidos costes de operación

  • Reducidos costes de operación.
  • Muy bajo mantenimiento.

Retorno de la inversión a corto plazo

  • Sin chimeneas.
  • Sin espacios para depósitos ni cuartos de calderas.
  • Sin conexiones a la red de gas. No hay combustión.
  • Revalorización de la edificación, gracias a una fuente energética propia.
  • Posibilidad de subvenciones.

Ahorro de energía

  • Aproximadamente el 65-75 % de la energía necesaria para calefacción y/o refrigeración y agua caliente sanitaria es proporcionada de forma gratuita por el terreno o el agua freática.
  • La parte restante procede de la energía eléctrica necesaria para el accionamiento del compresor.

¿Cómo funciona la energía geotérmica?

Mediante la bomba de calor geotérmica se puede extraer la energía calorífica (en forma de temperatura) de la tierra o el agua.

Cuando alcanza una temperatura elevada, podemos utilizar esa energía calórica tanto para calefacción, como para el agua caliente y con la inversión del ciclo frigorífico para producir frío.

La sencilla estructura de una bomba de calor esta compuesta por unos pocos elementos: compresor, evaporador, condensador y dispositivo de expansión.

En un circuito cerrado circula un líquido refrigerante, que capta el calor gratuito del terreno, el cual es distribuido, por medio del condensador, al circuito de calefacción y al sistema de obtención de agua caliente sanitaria (ACS).

Podemos decir, que un frigorífico funciona según este mismo principio.

Todo esto se realiza en el interior del circuito cerrado de la bomba de calor geotérmica en el cual un compuesto adecuado (líquido refrigerante) se evapora constantemente, luego se comprime y nuevamente se condensa.

De este modo es posible llevar la energía calorífica de un nivel de temperatura más bajo a otro más alto o invirtiendo el ciclo justo lo contrario (generación de frío).

La bomba de calor geotérmica además se beneficia por las características del subsuelo que se mantiene a una temperatura uniforme durante todo el año.

Por lo tanto, su funcionamiento no se ve perjudicado en función de la temperatura del aire como en el caso de una bomba de calor aire-agua, que disminuye mucho su rendimiento cuando las temperaturas del aire ambiente sufren grandes cambios, como ocurre en el invierno y en el verano.