Modelos de Contratos ESE

Las empresas de servicios energéticos ofrecen varios tipos de contratos, con los que se intenta cubrir todas las necesidades que les puedan surgir a los clientes que demanden sus servicios. El objetivo común de todos ellos es el ahorro energético, los factores que los diferencian son la financiación y la manera en que la ESE recibe la remuneración por sus servicios.

Son conocidos como contratos de rendimiento o EPC. El EPC hace la función de un outsourcing de ahorro y eficiencia energética, es decir, externalizamos la gestión de los recursos energéticos de nuestra edificación para conseguir un ahorro en los recursos que utilizamos actualmente. Son contratos de largo plazo, se suelen firmar por un tiempo de 5 a 10 años. Se definen las bases de ahorro energético que marcarán la eficiencia del EPC y por último la ESE asume el riesgo operacional.

Hay tres tipos de contratos EPC que describiremos a continuación:

Ahorros garantizados

La ESE asume el riesgo operativo y el cliente es responsable de la financiación del proyecto. Es el tipo de contrato más utilizado en la actualidad, la ESE garantiza los ahorros mínimos que se obtendrán por la implantación del proyecto en la edificación. También recibe una cuantía previamente establecida por los costes que suponga la implantación del proyecto más lo acordado en el contrato por la rentabilidad del proyecto. Si los ahorros que reales que se obtienen una vez implantado el proyecto son menores de lo previsto en el contrato, la ESE se hará cargo de la diferencia.

Ahorros compartidos

En éste tipo de contrato, la empresa de servicios energéticos ofrece financiación y además asume el riesgo operativo y el que implica la financiación del proyecto. Éste tipo de contrato está aumentando su frecuencia de uso hoy en día debido a que el económicamente el cliente en un primer momento no debe realizar inversión alguna ni asumir ningún tipo de riesgo. En éste caso, la ESE recibe sus beneficios de los ahorros netos producidos en el consumo energético de la edificación.

Gestión de energía térmica

Éste es el último tipo de contrato vigente en la actualidad. En éste caso se ofrece un tipo de contrato en el que las instalaciones de calefacción son propiedad de la ESE. Es un modelo de contrato que representa un porcentaje mucho más pequeño que los anteriores. La empresa de servicios energéticos financia la implementación del proyecto y se encarga de administrar los activos. Después ofrece a los clientes los resultados derivados de la mejora en la eficiencia energética asumiendo a su vez los resultados obtenidos.

Con éstos tres tipos de contratos, eseahorrro quiere llegar a cubrir las necesidades de ahorro energético de todos los clientes que puedan necesitar nuestros servicios, centrando todos nuestros esfuerzos en encontrar en todo momento la solución que mejor se adapte al problema.