Metodología de Trabajo

La metodología de trabajo de una empresa de servicios energéticos o ESE, viene definida como cualquier proyecto, por unos pasos previamente establecidos que convienen ser seguidos escrupulosamente para poder llevar a cabo un trabajo que repercuta directamente en el ahorro energético del cliente que necesita el estudio y posterior puesta en acción.

Realización de auditoría energética

Éste es el primer paso, por aquí debe empezar cualquier proyecto de ahorro energético. Se debe estudiar el gasto de energía actual del edificio, vivienda o local, de éste estudio, conseguiremos identificar en qué puntos se puede ahorrar y cuál es el gasto necesario de energía que se necesitará para cubrir las necesidades energéticas de la edificación.

Establecimiento de objetivos, metas, plan de acción

Del resultado de una correcta auditoría energética, se sacan suficientes conclusiones para poder dar el siguiente paso, de no ser así, la auditoría que se ha realizado sería incorrecta.

Como cualquier proyecto, una vez realizado un estudio previo, debemos establecer unos objetivos, que sean alcanzables y ajustados al gasto energético necesario para poder conseguir las metas establecidas en cuanto a ahorro.

Por último, debemos establecer un plan de acción para poner sobre el papel todo lo anterior, establecer unos pasos y unos plazos para llevar a cabo la mejora energética planteada y cumplir con los mismos para asegurar la satisfacción del cliente.

Implantación de las medidas

En ésta parte se comenzará a trabajar sobre el terreno, aquí llevaremos a la práctica todo el trabajo previo de estudio. Se llevarán a cabo las medidas necesarias previstas anteriormente y se cumplirán con los plazos previstos en el plan de acción. Con un buen plan de acción establecido, ésta fase del proyecto se ejecutará con los mínimos problemas y produciendo unos retrasos mínimos llegando a evitarlos incluso.

Seguimiento

Ésta es la fase más importante para los clientes y para la ESE, y que define si la empresa de ahorro energético tiene una metodología de trabajo solvente o si por el contrario falla en alguno de los pasos que se deben seguir.

Aquí se podrá comprobar que el ahorro energético previsto en los estudios, se corresponde con la realidad, por lo tanto en éste momento, es cuando el proyecto se convierte en un éxito o por contrario en un fracaso. Por lo tanto, el mínimo fallo en cualquiera de las fases anteriores pueden dar al traste con todo el trabajo realizado.

En eseahorro disponemos de un amplio equipo de profesionales con una dedicación absoluta y una solvencia máxima que ponen todo su esfuerzo en llevar a cabo cada proyecto con la máxima profesionalidad haciendo hincapié en cada fase de estudio, implantación y puesta en marcha para que después en el seguimiento lleguen los resultados esperados por el cliente y por nosotros.