La gran mayoría de nosotros en nuestros respectivos hogares o negocios, pagamos de más en las facturas de la luz de lo que realmente necesitamos o consumimos. Optimizar la factura eléctrica no es tan complicado como pueda parecer en un principio. Cierto es, que saber interpretar nuestra factura de la luz puede resultar ya de por sí bastante engorroso y que pararse a pensar de qué manera podemos optimizarla nos puede parecer una misión imposible, pero se puede hacer y aunque en un principio nos pueda parecer poco, al cabo del tiempo comprobaremos que podemos conseguir un gran ahorro con un mínimo esfuerzo.

¿Cómo optimizar la factura eléctrica?

Lo primero y principal es saber qué potencia eléctrica tenemos contratada. La gran mayoría de nosotros tenemos una potencia contratada mayor de lo que realmente necesitamos. Esto es así porque realmente cuando contratamos nuestro servicio de luz, nos dejamos guiar por la orientación que nos da la compañía, que no tiene que ser necesariamente incorrecta o guiada malintencionadamente por la compañía para cobrarnos más de lo que deben, si no que se ajustan a unas tablas según los metros cuadrados de la casa o local y los aparatos eléctricos que tengamos. Eso no quiere decir que nosotros hagamos uso de toda la potencia contratada, es decir, los cálculos de las compañías no se hacen de manera personalizada, con lo cual, siempre contrataremos más potencia de la necesitada.

La manera de saber cuál es exactamente la potencia que necesitamos es sumar la potencia de todos nuestros electrodomésticos y dividirla entre tres.

Cada kW de más que tengamos contratado y no usemos supone unos 3€ en nuestra factura de la luz, y siempre nos cobrarán el 85% del total de potencia contratada aunque no la usemos. A esos 3€ hay que sumar el impuesto eléctrico más el IVA, con lo cual, si ajustamos a nuestraz necesidades de consumo la potencia contratada, al cabo del tiempo nos encontraremos con un buen ahorro a nuestro favor, con lo cual optimizar la factura eléctrica acaba mereciendo la pena.

Existen otros recargos como penalizaciones por Reactiva, Maxímetro, etc. Que también merece la pena consultar de qué manera se pueden evitar, además por supuesto, consultar entre las diferentes compañías proveedoras de energía los diferentes precios que ofrecen por kilowatios por hora, hoy en día tenemos a nuestra disposición una gran oferta de servicios debido a la gran competencia que se ha instaurado en el mercado eléctrico, lo que en éste caso supone una ventaja para nosotros los consumidores finales.

Eseahorro se ocupa de optimizar la factura eléctrica, ocupándose de buscar el mayor ahorro posible ajustado a tu consumo y eliminando todas las cláusulas innecesarias que se apliquen en la factura de la luz.